Con un boom de títulos, la mirada feminista se amplía en la Feria

En esta edición de la Feria del Libro se comprobó la reivindicación feminista .

libros fem

Este año, más ensayos, textos periodísticos y de historia que hacen foco en la mujer. Obras y autoras.      

Fuente : Clarín

Desde 2015, con la irrupción del movimiento #Niunamenos en la Argentina y las manifestaciones masivas en respuesta a los femicidios, las calles se convirtieron en escenario de un activismo vertiginoso que actualiza los reclamos por la igualdad y la equidad entre los géneros. La movilización inauguró nuevos debates en los distintos planos de la vida pública, y también en relación a los vínculos domésticos y de pareja, y al propio deseo: se trata de un cambio cultural, y hay quienes hablan de revolución. Lo que se comprueba en esta edición de la Feria del Libro es que las reivindicaciones feministas también se expresan en el predio y tienen su correlato en el ecosistema editorial. E incluso en la aparición de un stand, como el de Diversidad Sexual de la Fundación El Libro, que dialoga con los feminismos y con otros productos culturales.

En una edición inaugurada por una escritora, Claudia Piñeiro -la cuarta mujer en estas 44 ediciones-, y que lo hizo además enfundada en una capa verde, se hace evidente el aumento de la cantidad de títulos sobre temáticas feministas y con abordajes de género, así como la visibilidad que se les da en los stands. Son libros que denuncian, directa o indirectamente, la invisibilización histórica que han sufrido las mujeres y ponen en relieve sus conquistas, o que analizan este presente cambiante.

En simultáneo, las autoras han señalado la desigualdad de presencia femenina en el programa de esta edición, mientras se niegan a seguir avalando la idea de que por ser escritoras pertenecen a algún guetto extraordinario o tienen un público específico. Son datos que prueban que los tiempos están cambiando y mucho.

En relación a la oferta editorial, lo que se ve en la Feria es un marcado aumento de los ensayos, libros de historia e investigaciones periodísticas y científicas que hacen foco en la mujer. El interés de los visitantes acompaña el fenómeno. “Es una tendencia que este año se ve reflejada en las ventas”, confirma a Clarín Alejandro Costa, gerente de Cúspide. “Quienes buscan los libros sobre feminismo son mayoritariamente mujeres de entre 35 y 45 años, interesadas en comprender mejor lo que se está viviendo a nivel social. Nosotros acá, internamente, hablamos de ‘la mesa 8M’, para referirnos al sector en que reunimos estos títulos”.

Los ensayos e investigaciones periodísticas abarcan temáticas diversas, desde la violencia doméstica -eje de Maltratadas. Violencia de género en las relaciones de pareja (Aguilar), de Mariana Carbajal, pionera entre las periodistas de género y que elaboró este trabajo en base a entrevistas y conversaciones con las víctimas-; a las desigualdades económicas que enfrentan las mujeres -asunto que trata Mercedes D’Alessandro en Economía Feminista. Cómo construir una sociedad igualitaria, libro que lleva tres reimpresiones este año-. Por su parte, ¿El futuro es feminista? (Capital Intelectual), de Mercedes D’Alessandro, Marina Mariasch y Florencia Angilletta, con prólogo de Mariana Enriquez, transita las discusiones abiertas en torno a las desigualdades vigentes y el llamado “fin del patriarcado”.

“Nos parece que hay una necesidad de comprensión de estos temas”, analizan desde Capital Intelectual, editorial que además reedita Historia de una desobediencia. Aborto y feminismo, de Mabel Bellucci. “Entre quienes buscan estos libros hay lectores especializados e investigadores, pero sobre todo lectoras que más allá de la moda quieren repensar sus posiciones; es muy interesante eso.”

También hay títulos que nacen de las vivencias o la propia subjetividad: es el caso de Chimamanda Ngozi Adichie, la exitosa escritora nigeriana que, después de publicar cuentos y novelas sobre su experiencia como inmigrante y sobre la guerra de Biafra, editó Todos deberíamos ser feministas y Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo, que reivindica la formación de los jóvenes en la igualdad; dos títulos que se consiguen en la Feria.

O biografías, como la de Malala Yousafzai (Alianza), de Patricia Mc Cormick, sobre la joven activista que promueve la educación igualitaria en Pakistán, ganadora del premio Nobel de la Paz en 2014-, o Frida Kalho. La belleza terrible (Paidós), de Gerard Cortánze, que se exhiben cerca de los de Simone de Beauvoir o Virginia Woolf.

Incluso, pueden encontrarse en el predio una cantidad notable de novedades destinadas a las pequeñas lectoras: niñas que ya no esperan ser salvadas por un príncipe azul, y cuentan con títulos y colecciones específicas que rescatan vivencias de mujeres que confiaron en su propia fortaleza. Entre los más atractivos, están Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes (Planeta), que las inspira con figuras como las de Marie Curie o Coco Chanel; Mujeres geniales (loqueleo), de Kate Schatz e ilustrado por Miriam Klein Stahl, educadoras y activistas estadounidenses; o los que presenta editorial Sudestada, Ni una menos y Feminismos para chic@s.

“Los reclamos de los feminismos se instalaron en la agenda pública, política y mediática y alcanzan también a la cultura y la literatura, por eso no es casual que haya más libros tratando de abordar la cuestión, aggiornando viejas consignas, planteando estos temas desde múltiples miradas”, interpreta Sonia Santoro, periodista de género y escritora. “Además, una de las propuestas del feminismo es que haya registro escrito de los avances, como de las mujeres que han estado invisibilizadas o fueron poco valoradas en su época. Las mujeres estamos haciendo historia, es lógico entonces que la escribamos desde nuestro punto de vista.”

Entre los títulos que repasan la historia -denuncian esa invisibilización y a la vez visibilizan las conquistas- se encuentran Mujeres insolentes de la Historia (Emecé), de Felipe Pigna, quien ya había publicado antes Mujeres tenían que ser y esta vez se concentra en la síntesis biográfica de latinoamericanas, como Camila O’Gorman, Juana Azurduy o Encarnación Ezcurra, “que se sublevaron para hacer lo que querían”, con ilustraciones de Constanzo.

Otro muy pedido es La historia argentina contada por mujeres. De la Conquista a la Anarquía (1536-1820) (Ediciones B), un trabajo de Gabriela Margall y Gilda Manso, que inicia una trilogía: “Es un libro feminista y muy serio que rescata voces de mujeres que protagonizaron la historia pero cuyos testimonios -que pudieron haber sido recogidos a través de cartas, diarios íntimos e incluso declaraciones ante un juez-, nunca formaron parte del relato historiográfico”, explica Silvia Itkin, directora literaria de Ediciones B.

Mujeres (Siglo XXI), de Eduardo Galeano, está bien expuesto en el stand de Cúspide: en ese libro, el escritor uruguayo fallecido en 2015 rescataba la intensidad de personajes femeninos atravesados por el peso de una causa, como Rosa Luxemburgo o Rigoberta Menchú; por su talento (Camille Claudel o Josephine Baker) o su hermosura (Marilyn Monroe, Rita Hayworth). Y del humor se hacen cargo Paula Rodríguez e Ingrid Beck, con su Guía (inútil) para madres feministas. La psicología y las neurociencias también se montan sobre esta ola con títulos de divulgación médica, como Ellas. Cerebro, corazón y psicología de la mujer (Planeta), de Daniel López Rosetti, y que prologan Facundo Manes y Gabriel Rolón, o El cerebro femenino. Comprender el cerebro de la mujer a través de la ciencia (RBA), de Louann Brizendine.

¿Mucho?… Aunque “quizás menos de lo esperable en relación a la cantidad de autoras existentes”, planteó recientemente Luciana Peker, autora de La revolución de las mujeres no era sólo una píldora (Eduvim) y Putita golosa. Un feminismo del goce.

Hay tendencias de coyuntura, modas que se agotan con el tiempo. Esta, en cambio, acompaña un cambio de época a nivel global, con profundas consecuencias a futuro.

claudia Piñeiro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

cinco × uno =