Crítica de “Otros aguaceros. Poemas medicinales”, María Marta Guitart

¿Has deseado ser canto, te has atrevido a amar, has gestado en tu vientre una luna que habla? Se pregunta la voz poética en otro bellísimo texto dedicado a otro mundo.

La obra se trata de un audiolibro con poesía especial para atravesar la cuarentena donde la actriz, cantante, locutora y poeta le pone su voz a sus propios textos y el resultado es simplemente conmovedor.

Fuente: Leedor

La vida de un alma aparece como una certeza coja. La fe nos espera en el umbral sereno de nuestras casas y nos acompaña en medio de nuestras tempestades, preguntas, y horas desiertas. A pesar del miedo, inventamos la vida y es el arte uno de los motores que nos impulsa a convertir nuestra existencia en un acto creativo. Hay poco pan a veces, pero aun así los pies no se cansan en su andar peregrino. Porque la esperanza es lo último que se pierde, y aunque el cuerpo sea pobre, aunque se atraviesen privaciones, ese estado de pobreza no se traduce al alma, que siempre encuentra otros modos de experimentar la riqueza y sus cielos son infinitos.

Un poema central de esta antología es aquel dedicado al canto: el canto da al silencio su voz de enredaderaabre sus ojos como un recién nacido y nos resucita. Está dedicado a un músico ambulante, que pasa la gorra luego de alegrarnos el corazón. El texto sobre el amor es otra delicia que nos depara escenas delicadas y preciosas como la de un amor que se hace niño y juega sin voluntad de lucha, se despeina, se embarra. Cuando María Marta escribe nada menos que sobre la vida misma, demuestra también que es una gran poeta, sin lugar a dudas. La vida aparece como una costura descosida, un mar de silencio, una pregunta rota frente a Dios. Es un remiendo incierto.

¿Has deseado ser canto, te has atrevido a amar, has gestado en tu vientre una luna que habla? Se pregunta la voz poética en otro bellísimo texto dedicado a otro mundo. ¿Has visto el mar, el mar desnudo (…) en su serenidad desordenada? Son textos poéticos que rescatan las palabras esenciales, la contemplación de la naturaleza nos abre a la dimensión estética de este mundo y de otro más incierto que la autora nos invita a descubrir. Es un mundo poblado por el arte que transforma la realidad. Serás siempre (…) un latido rasgado detrás de las ventanas, nos anuncia el yo poético, quizás una especie de sinestesia que aúna lo auditivo con lo táctil. La vida sueña ser soñada, remata con fuerza y lirismo.

Todo lo anterior nos abre un camino para llegar al poema sobre el soñar. Este yo lírico sueña a toda hora, a destajo, prepara versos para charlar con Dios y espera que la muerte sea nada más que un cuento furioso. Con imágenes y palabras precisas, el poema nos muestra el sueño como un acto esencial en toda vida humana, sin el cual no podríamos sostenernos. La autora también se explaya poéticamente sobre el miedo, su texto nos dice: hice canciones con el miedo, música de lluvia y de ceniza para verlo bailar dentro de mí. En otro poema, vemos que tanto el llanto como la alegría pueden ser dos regalos que recibe nuestra alma. Sentir esas cosquillas como alas en la sangre es una fuente de dicha infinita que refuerza nuestro sentido vital.

Hay un llamado a sangrarlo todo, a parirlo todoel cuento que andamos es un breve crepúsculo…no vale vivir a medias tintas, sino poblar nuestra existencia de esa pasión, esa locura, ese desborde que nos hace fundirnos con lo sagrado. Parir cada palabra, cada suspiro, como si fuera el último, nos ayuda a recrear el mundo. Hacer de nuestra sangre el motor y la guía nos lleva a atravesar la vida, este viaje, con una intensidad que no nos deja morir, al menos, no sin dejar una huella.

Ahora más que nunca queda en evidencia que somos una pequeña humanidad desorientada, como leemos en los versos de la poeta que quisiera llevar la voz de este mundo siempre en su garganta y hacer con ella un canto. La poeta se refiere al misterio inasible de las cosas, ese misterio que nos hace detenernos, nos hace observar el mundo con otros ojos. Ese homenaje que hace el poema a todas nuestras madres y abuelas que a lo largo de la historia han surcido, han subsistido para alimentarnos con el pan de cada día, es sencillamente un texto exquisito. “Habrá que amar”, se llama el poema, como una potente exhortación.

Esta vez el llanto se hizo uno, inmenso como el cielo y todos eran uno llorando sin sosiego, escuchamos en “Historia del hombre nuevo”. Hoy nuestra conciencia se ve expandida, estamos aislados en nuestros hogares, pero más conectados, por otra parte, gracias a las artes que nos permiten un contacto humano que, aunque sea virtual, nos mantiene unidos y claro, la tecnología de la que disponemos hoy también nos posibilita estos encuentros. Muchos estamos llorando la pérdida de ese contacto presencial donde podíamos vibrar junto a otros. Ahora bien, al ser un llanto compartido, hace que no nos hundamos en el desasosiego, que podamos transitar estas aguas turbulentas y que si naufragamos al menos no estemos solos en la barca.

“Sobre la fe”, “Sobre la esperanza”, “Sobre el amor”, “Sobre la vida”, “Sobre la ilusión”, “Sobre el miedo”, “Sobre soñar”, la lista sigue… con todos estos poemas la autora aborda distintas aristas de la experiencia humana. Bien podrían ser ensayos, pero ella elige la forma poética para convertirla también en una forma de reflexión y de pensamiento hecho de metáforas, en un trabajo minucioso y artesanal, propio de un orfebre. Hacer que estos poemas cobren vida mediante una delicada recitación es un hallazgo. Son como pequeños cantos. Vibran los poemas, vibra la voz de la actriz que pone su cuerpo una vez más, como siempre lo ha hecho, solo que esta vez no la vemos, aunque ya su sola voz es presencia pura que puede habitar nuestros hogares, para resplandecer y curarnos.

¿Cómo funciona?

Al adquirir el Audiolibro Otros Aguaceros. Poemas medicinales, el oyente va a poder escucharlo en la computadora o en el celular, en cualquier lugar del país y del mundo a través de un link que su autora le enviará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *