Día de las películas familiares

Se desarrollará en el microcine del Museo del Cine (Caffarena 51, La Boca) con entrada libre y gratuita hasta completar capacidad del auditorio.

Este sábado 20 de Octubre de 15 a 20hs el Museo del Museo del Cine recibe por primera vez el “DÍA DE LAS PELÍCULAS FAMILIARES”

Fuente: Leedor

El Día de las Películas Familiares es una celebración mundial -se festeja en simultáneo en más de sesenta países- del cine amateur y familiar. Como lo viene haciendo desde 2007 el equipo de especialistas del DPF revisará y proyectará en su formato original las películas traídas por el público. Por lo tanto convoca a todos aquellos que tengan films en super 8mm, 8mm, 16mm o 9.5mm guardados en sus armarios a que los traigan al Museo para esta proyección abierta y colectiva. Así mismo brindará una breve clínica gratuita para aprender a conservar y preservar las películas familiares. El Día de Películas Familiares celebra el valor histórico y público de esas imágenes confinadas al ámbito individual y privado que nos brindan extraordinarias imágenes de nuestro pasado. Difíciles de proyectar en plena era digital, los especialistas del DPF cuentan con los conocimientos y los equipos originales para proyectar sus películas en las mejores condiciones posibles.

El primer Home Movie Day fue realizado en agosto de 2003 por un grupo de archivistas audiovisuales norteamericanos preocupados por evitar que se pierdan las imágenes del cine amateur. Desde entonces, el grupo ha establecido el Center for Home Movies, en Los Ángeles, con el objetivo de crear un archivo internacional permanente para estas películas, han extendido la celebración del evento a más de cuarenta ciudades. Desde 2005 se realiza en Buenos Aires y el equipo del DPF ha extendido el evento a distintas ciudades del país, de este modo La Plata, San Juan, Córdoba, Bariloche, Tucumán, Pehuajó y Ushuaia se han sumado a la celebración del cine amateur y familiar.

Filmadas en material reversible 8 mm, 9,5 mm, Super 8 o 16mm, la ausencia de negativo convierte a cada película familiar en un registro único y frágil que debe ser activamente preservado para evitar su deterioro. Por eso es que deben proyectarse con mucho cuidado, y sólo luego de una inspección experta capaz de identificar y en algunos casos reparar factores de riesgo tales como roturas, suciedad, encogimiento del celuloide, hongos o síndrome de vinagre. Tomando algunos recaudos sencillos, el material fílmico puede conservarse muchos años y ha probado ser más resistente que todos los formatos de video análogo y digital conocidos hasta el momento.

Como señaló Martin Scorsese: “Los films familiares no sólo capturan momentos importantes de la vida privada de nuestras familias, sino que son también documentos históricos y culturales, cuya importancia radica en su conexión con el pasado, con la memoria y también con la memoria reprimida del pasado. Vistos en conjunto presentan un collage desacartonado del siglo XX que desdibuja los límites entre público y privado, individual y colectivo, local y global.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *