La esperanza de Liberia

El ex futbolista del Milan, Chelsea y Paris Saint Germain encabeza la primer transición de poder pacífica y democrática de ese país africano en 47 años. Es la primera vez que un ex futbolista y ganador de un Balón de Oro es electo presidente de un país. Por Julián Álvarez Sansone.

42264534_303

Asumió como presidente George Weah, el hombre que despierta un abanico de sentimientos entre la población del país africano.

Si bien no era la primera vez que George Weah llenaba un estadio de futbol, esta vez fue mucho más especial que las anteriores. Decenas de miles de liberianos se congregaron masivamente para asistir al primer discurso presidencial del ex futbolista y ganador del Balón de Oro. “He pasado muchos años de mi vida en estadios, pero hoy es un día único”, dijo Weah, en su primer discurso presidencial brindado en el estadio Samuel Doe, de Monrovia la Capital de Liberia.

El hecho fue un momento soñado más de una vez durante más de una década. Weah se había estado preparando para este momento hace mucho tiempo: se postuló por primera vez a la presidencia en 2005 cuando perdió ante Ellen Johnson Sirleaf, una ex ejecutiva del Banco Mundial que se convirtió en la primera presidenta de África años antes de ser ganadora del Premio Nobel de la Paz, en 2011. En ese mismo año, Weah fue candidato a Vicepresidente compartiendo la fórmula con Winston Tubman, el sobrino del ex presidente y “padre de la moderna Liberia”, Willian Tubman, pero volvieron a ser derrotados por Sirleaf.

En su discurso inaugural, Weah aseguró que “esta victoria no hubiese sido posible sin la juventud de este país y gracias a las mujeres que se ganan la vida vendiendo en el mercado. Este gobierno es para ellos”. Cabe aclarar que más de la mitad de los liberianos viven en la pobreza, y fueron estas personas quienes llenaron las manifestaciones de Weah y votaron por él. Otra de las características de su primer discurso tienen que ver con la lucha contra la corrupción que tanto molesta a las pobres familias liberianas.

“La forma de mejorar la vida de los pobres será garantizando que los recursos públicos no caigan en manos de los funcionarios. Me comprometo a cumplir con esa premisa”, aseguró el flamante nuevo presidente Ibrahim Bakri Nyei, un analista político de Liberia, aseguró que “la gente cree que George Weah tiene la varita mágica”.

george-1024x576-1-768x404

También explicó a diversos medios internacionales interesados por este hecho político que “Sirleaf había tratado de utilizar su notable liderazgo para reconstruir la imagen de Liberia y proteger la libertad de expresión y libertad de asociación, pero su debilidad a la hora de luchar contra la creciente corrupción que habría sido la ruina de su partido”. Este analista también comentó que la popularidad de la ex mandataria se había erosionado como consecuencia de los frecuentes casos de nepotismo (varios de sus hijos ocupaban altos cargos dentro de los organismos de gobierno).

La población liberiana está muy entusiasmada con el nuevo presidente, quien encarna las esperanzas de un pueblo realmente humilde como el liberiano. Ante esto, las dos guerras civiles (la primera, que duró entre 1989 y 1996, y la segunda, que se desarrolló entre 1999 y 2003) parecen haber quedado atrás. Al menos, eso afirman algunos analistas británicos. Pero, lamentablemente, no todo es color de rosas en Liberia: la vicepresidenta del flamante presidente es Jewel Howard Taylor, la ex esposa del caudillo y ex presidente Charles Ghankay Taylor, quien actualmente está cumpliendo una condena de 50 años por crímenes de guerra y delitos de lesa humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

8 + Nueve =