Juguemos con Adivinanzas

Además favorecen en el desarrollo del proceso de formación de conceptos en el niño, puesto que al buscar la respuesta correcta, es necesario que él discrimine entre las múltiples características de un objeto y trate de ubicar lo esencial.

Las adivinanzas suponen un excelente juego para desarrollar el aprendizaje para los niños. Exigen cierto esfuerzo mental y a cambio ofrecen un interesante reto camuflado en un sencillo juego. Por María Orozco

Por fin llegaron las vacaciones de invierno. Durante dos semanas, los chicos estarán disfrutando de nuestro hogar, de los paseos y la familia.

Los días de sol podremos ir al parque, al museo o a ver algún espectáculo. Sin embargo, los días nublados, de mucho frío o lluviosos, tendremos que quedarnos en casa.

Por ello, si queremos que no se aburran, es importante sacar de la galera juegos y actividades para realizar dentro de casa.

Las adivinanzas además de  ser un entretenimiento muy atractivo para los niños estimulan  el desarrollo de su pensamiento .

Adivinar supone hacerse una imagen mental de los detalles que contiene la adivinanza lo que estimula la imaginación.

Relacionar datos y eliminar los elementos no importantes para conseguir una respuesta son pasos fundamentales para descifrar una adivinanza, esto favorece la deducción y la formación de conceptos.

La Adivinanzas favorecen en el desarrollo del proceso de formación de conceptos en el niño, puesto que al buscar la respuesta correcta, es necesario que él discrimine entre las múltiples características de un objeto y trate de ubicar lo esencial. Estimula la imaginación y sobre todo, el proceso de asociación de ideas, elementos que contribuirá a que se forme una visión integradora y no separada de la realidad, lo cual es muy importante en la formación de individuos críticos.

Son utilizadas, para aumentar el vocabulario de los más pequeños, ya que por su forma verbal, suelen ser breves y fáciles de recordar, ayuda a elevar los niveles de motivación infantil y, en consecuencia, a disminuir el aburrimiento que pudiera derivarse del aprendizaje.

Rrepresentan , en forma concentrada, su proceso personal de conquista de la realidad.

Para un niño el mundo está lleno de objetos misteriosos , de hechos incomprensibles , de figuras indescifrables. Su propia presencia en este mundo es un misterio que tiene que resolver, es como una adivinanza, alrededor de ella debe formular preguntas directas o indirectas para conseguir la respuesta exacta. La verdad se revela, a menudo, en forma de sorpresa. De aquí el placer de probar de un modo desinteresado, por juego, casi por entretenimiento, la emoción de la búsqueda y la sorpresa.

Les dejo algunas adivinanzas para poner en práctica esta propuesta de juego.

*Adivinanzas invernales*

 

Te protege la garganta

en el cuello la enrollás,

no importa si es corta o larga

un nudo hacele igual.

 

-LA BUFANDA-

 

La gente mayor lo lleva

ajustado a la cabeza

y a los chicos les gusta

porque abriga la cabeza.

 

-EL GORRO-

 

 

En invierno se congelan

las manos y los deditos.

Si adivinás de que se trata

los tendrás muy calentitos.

 

-LOS GUANTES-

Tejido con lana

o de manta polar

la panza y los brazos

te van abrigar

 

-EL PULLOVER-

 

Los pies  abrigo al instante
igual que si fueran
guantes.

-LAS  MEDIAS-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *