Libros para un público exigente

Un thriller, una aventura dos títulos interesantes de las editoriales Alfaguara y Destino para regalar a los jóvenes este verano.

María Orozco desde Ciudad Activa nos acerca dos libros para tener en cuenta a la hora de tentar  este verano a los adolescentes con la Literatura.

Con el Boom tecnológico, el furor de las consolas, redes sociales y los teléfonos celulares es difícil captar la atención de los adolescentes. ¡No bajemos los brazos! Recorramos librerías, investiguemos que  vale la pena el esfuerzo.  Acá dos sugerencias para este público tan exigente.

La casa del reloj en la pared de John Bellairs – Editorial Alfaguara

Estamos en el verano de 1948. Lewis tiene diez años y acaba de mudarse a Michigan, concretamente a la ciudad de New Zebedee. Ha tenido que cambiar de hogar para vivir con su tío Jonathan, quien ahora es su única familia, pero al que no ha visto en toda su vida.

Antes Lewis vivía con sus padres, pero hace poco ambos han fallecido en un terrible accidente de coche, dejándolo huérfano y al cuidado de su tío. Ahora, ataviado con unos pocos libros y soldaditos de plomo como único recuerdo de su vida pasada, Lewis vive en una imponente mansión, situada en lo alto de la colina.

Pero más pronto que tarde, Lewis descubrirá que hay algo inquietante en esa casa, y en sus muchos relojes, que tañen las horas al unísono y con puntualidad, como una gran orquesta de ruidos cacofónicos. Y no solo eso: Lewis tampoco consigue fiarse del todo de su excéntrico tío Jonathan ni de su vecina, la señora Zimmermann, con la que se reúne para fumar, beber y jugar al póquer.

Esta es una novela para niños, sí, pero es también una historia oscura y tenebrosa. Una cosa no impide la otra, por supuesto; no obstante, aquellos que se esperen una lectura dócil e inocente están equivocados. Es imposible no notar la tensión que siente Lewis conforme nos cuenta lo que sucede en la misteriosa mansión de su tío Jonathan.

¿Quién dijo que los libros infantiles son solo para niños? Esta novela es apta para el disfrute de pequeños, jóvenes y mayores. ¿Quién dijo que los libros infantiles no podían ser thrillers inquietantes llenos de misterio e incluso terror? La casa del reloj en la pared rompe varios tabúes en lo que a literatura infantil se refiere, y no deberías perderte su lectura.

Por cierto, si no te has enterado de su adaptación al cine, debes saber que la historia de Lewis está protagonizada por nada menos que Cate Blanchett y Jack Black.

 

 

El sorprendente catálogo de Walker & Dawn de Davide Morosinotto – Editorial Destino

Nuestra historia comienza a principios del siglo XX, a orillas del río Misisipi. En las aguas lentas del bayou proliferan insectos, caimanes, pantanos y arenas movedizas, y por eso es el lugar perfecto para construir el Refugio: una guarida secreta donde Te Trois, Eddie, Tit y Jolie se reúnen para urdir sus planes y vivir aventuras.

Te Trois no es un niño revoltoso, pero trata de escabullirse siempre que puede de las riñas y exigencias de su madre. Jolie y Tit son hermanos, aunque pudieran no parecerlo a primera vista, pues ella es blanca y él es negro, lo que le ha valido a su madre sobrenombres como «fresca» o «fulana». Por su parte, Eddie es el hijo del médico, y el único niño del bayou con gafas.

En una soleada tarde, los cuatro amigos pescaban en la canoa que ellos mismos habían construido cuando, de repente, una misteriosa lata picó el anzuelo. Se decepcionaron al comprobar que no era un pez, pero en su interior encontraron algo mucho mejor… ¡tres dólares! Decidieron invertirlo en comprar algo para los cuatro y, hojeando en las páginas de El Catálogo de Walker & Dawn, encontraron el objeto perfecto. Sin embargo, cuando su encargo llegó, el contenido no era el esperado.

Barcos de vapor, locomotoras, revólveres, pantanos… Esta novela bebe indiscutiblemente de las ambientaciones típicas de Mark Twain. Te Trois, Eddie, Tit y Jolie cruzarán el país (desde Luisiana) emprendiendo un viaje plagado de peligros y aventuras, decididos a reclamar lo que es suyo.

A lo largo de sus páginas, el autor nos traslada a una época más simple y temeraria, donde los niños gozaban de mayores libertades pero también recibían severos castigos. La prosa de Davide Morosinotto no está nada edulcorada: elige mostrarnos la crudeza de una época donde la violencia y el racismo estaban a la orden del día.

Es por ello que, si bien los protagonistas son niños y esto le confiere un aire más inocente a la historia, son los temas y el lenguaje empleado los que convierten esta novela en una obra mucho más profunda.

En 1904 no existía Internet, pero había un catálogo por el que se podía comprar de todo… ¡El sorprendente catálogo de Walker & Dawn!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *