Litoraleña + El canto errante + Vinilos Social Club

Una guía de pequeñas delikatessen del arte y la cultura contemporáneos que se desarrollan en paralelo a los circuitos masivos

LITORALEÑA, la psicotrópica muestra de Alan Courtis que Juan Pablo Correa organizó en su propia casa, es una exposición formada por carátulas de vinilos pertenecientes a viejas épocas de la música producida, real o míticamente, en la zona del litoral.

Fuente: INFOBAE

LITORALEÑA es un flash: viaje estético (por tapas de discos de conjuntos musicales) que va del chamamé tradicional, hace escala en raras perlitas de Paraguay y Brasil, sobrevuela la cumbia híbrida, pero nunca aterriza.

Porque su recorrido circular vuelve a empezar una y otra vez, como un loop hipnótico.

Hasta que la mirada colisiona con cuatro portadas del grupo Los Caú, cuyos integrantes aseguraban ser los creadores de la «cumbia metálica», los reyes del chamamé tropical, se pintaban la cara imitando a Kiss y lo mejor: la tapa del disco «LOS CAÚ EN OBRAS» (una clara referencia a las bandas que en aquella época alcanzaban cierto nivel de popularidad que les permitía tocar en el Estadio Obras Sanitarias); vean la tapa y nada más que decir.

Velada genial y amigable en la galería pop up de Juan Pablo, quien me contó en un pasillo lleno de libros que le fascinaría abrir una librería.

En ese mismo pasillo lleno de libros, un rato después, Ulises Conti me habló de El canto errante, una acción que se realizará el próximo martes 21 de mayo en el marco de la Bienal de Performance.

«Este proyecto propone un intercambio social y cultural en los barrios más vulnerables a través del Hip hop y la literatura. En el marco de BP.19, se llevará a cabo en la Escuela Secundaria Nro. 43 con orientación en artes de Villa Fiorito, Lomas de Zamora. Como punto de partida, la performance enlaza -a través de las rimas y el rap-, la adaptación de un texto original que da nombre a este trabajo, y que fue escrito en 1907 por Ruben Darío, ícono de la poesía moderna», explican desde la web de BP.19.

El equipo de trabajo está integrado por Ulises Conti en la dirección y composición musical, Mariano del Águila como guía, Mercedes D’Angelo en la imagen y Ariel Cusnir en la coordinación.

Un rato después, ya no en el pasillo lleno de libros, sino en el living junto a la ventana y muy cerca de otra inquietante portada de su muestra (Obrerita correntina/Coquimarola), coordinamos con Alan Courtis detalles para la entrevista que saldrá publicada en la próxima edición de #CulturaLadoB, con motivo de las presentaciones del trío avant garde Reynols en el auditorio de Malba los días 3 y 5 de junio.

Apenas salgo de la muestra, pienso en aquella atracción generada por el formato vinilo. ¿Por qué la materialidad física de los objetos aún nos provoca un fetiche erótico posesivo e irremplazable? ¿Será una función tecnológica humana esa necesidad de poseer y conservar cosas (físicas, materiales), como si fuéramos armando a través del tiempo un hábitat de pistas que nos recuerden eso de la vida como proceso histórico cuando estemos por olvidarlo todo?

Mientras camino hacia mi casa, pienso en aquella bandeja de vinilos que mandé a arreglar y hasta ahora jamás usé porque tengo pocos discos y me aburre por adelantado que el fetiche sea tan limitado.

Entonces el buscador de mi memoria retrocede hacia un rato antes. Muestra, carátulas, vinilos, psicodelia, litoral. Pasillo lleno de libros. Conversamos. Un personaje bastante misterioso interrumpe el diálogo. Dice algo puntual que ahora reciclo como dosis necesaria de información para distraer mambo existencial y trocar ansiedad culposa/bandeja sin uso por mis vinilos preferidos.

Recuedo al personaje misterioso cual flyer promocional que hibrida formato gif animado con cuerpo humano. Desde su lenguaje de humanidad gif, en ese mismo pasillo lleno de libros, tira esta data:

A ustedes que les gustan los vinilos, el sábado que viene no se pueden perder la movida Vinilos Social Club. Es una Feria de Vinilos itinerante, que se realiza en distintos lugares de Buenos Aires una vez por mes, dedicada a estimular el hábito de escuchar música en este formato y a la difusión de su calidad sonora.

La feria en sí funciona con la lógica de compra, venta y canje de discos: nuevos, usados, de todos los estilos y de todas la épocas, nacionales e importados. Pero a sus organizadores también les interesa llevar a distintos barrios y ciudades verdaderas jornadas culturales que integren DJ sets, sorteos de discos, buena gastronomia y otras atracciones para público de todas las edades, en un ambiente donde todos comparten la misma pasión.

Antes de abrir la puerta de mi casa, miro hacia arriba. Un cielo negro con algunas estrellas y cero nubes. Una noche primaveral de miércoles en otoño.

Ayer jueves fue un día hermoso.

Vinilos Social Club
Sábado 18 de mayo desde las 14h
Orange Bar 
Av. San Martín 5885, Devoto

«El canto errante», performance de Ulises Conti
Martes 21 de mayo a las 15.30h
EES Nº43 con orientación en artes
Islandia 500 – Villa Fiorito 
(Los inscriptos deberán presentarse 14.15h en Av. Corrientes 6271, CABA, para ser trasladados al espacio donde se desarrollará la acción)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *