Di Pace y los secretos que hablan de secretos

Magnético y, de a momentos, inquietante el escritor Gustavo Di Pace se sumerge en la narrativa policial para sacar a la superficie Tuya es la sangre. Este jueves a las 19 hs. en la sala Juan L. Ortiz de la Biblioteca Nacional se presentará la obra con participación del autor.

Gustavo Di Pace es personajes, argumento y diálogos: de su narrativa se desprende un concepto base, contar la historia sin perder la esencia que lo llevó allí. Invitamos a conocer al autor en esta charla.

Di Pace, narrador sutil y complejo,construye y  aborda puentes desde la óptica policial en Tuya es la sangre, su nueva novela. Encontraremos personajes robustos de historias y una labor estílistica que se desgrana a lo largo de su obra como una vía atravesando una ciudad en el medio de la noche. Argumentos, ideas y tramas subrepticias de un inconsciente oscuro y a veces, traicionero. La complejidad ideal para sentirse lector una y otra vez.

Gustavo, hombre de letras en su expresión más humana, valga la redundancia, invita a participar en su imaginería negra con actitud y sospecha. Ribetes de El cartero siempre llama dos veces, de James M. Cain, los espacios comunes como disparadores. Aquí, no dudamos en afirmar que “el estilo avanza dando triunfales zancadas, la trama camina detrás arrastrando los pies”, como supo establecer el irlandés John Banville en una entrevista.

Invitamos a conocer el universo Di Pace con una charla a días de la presentación de su última novela. Para aclimatar la espera, hablamos de literatura. La imaginación hará el resto:

¿La novela tiene su corazón en la autoexigencia del autor para contar historias o en la revelación gradual de secretos?

Bueno, me parece que, más que con la autoexigencia, esta novela, y todo lo que escribo, tiene que ver con dejarse llevar, ser “escrito”. De hecho, no era mi intención escribir un policial. Respecto a los secretos, su revelación, el texto abre con una frase de la fotógrafa Diane Arbus: “La fotografía es un secreto que habla de un secreto”. Me parece que esta idea es aplicable también a lo que sería la literatura, policial o no: un secreto que habla de un secreto.

Cuando escribimos, ¿dibujamos ventanas en las paredes y salimos por ellas, como dijo Juarroz?

Me parece que sí, uno necesita abrir ventanas, agujeros. Quiere salirse de la zona de confort, no quiere quedarse con lo establecido. Quiere comprender. Y fijate qué paradójico: para comprender debemos imaginar. Por lo menos, es un camino posible. Además, de eso se trata el arte ¿no?

¿El Gustavo Di Pace escritor tiene deudas consigo mismo?

¡Muchísimas! Quiero terminar algunos libros en los que estoy trabajando: dos ensayos, un libro de poemas, uno de humor, un guión cinematográfico. También quiero escribir una historia de ciencia ficción que vengo pensando hace rato. En fin, queda mucho por hacer.

En El chico del ataúd convergen muchas historias de tinte realista mágico porteño con ese espacio inquieto que conforman los sueños y la vigilia: ¿Qué tenemos que esperar en Tuya es la sangre?

Bueno, Tuya es la sangre es otra versión posible de mi escritura. No hay una tensión entre sueño o vigilia, sí quizás un trabajo realista y psicológico en los códigos del género, aunque el género sea siempre una excusa para hablar de otra cosa ¿no? Tuya es la sangre seria un Di Pace un poquito más truculento, un Di Pace policial.

12948511_10153548677312475_546165829_o

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *