Una linda historia de cuarentena

Compartimos el artículo de “Recuerdos e Martínez” escrito por Luis Liberalotto para el Centro de Estudios Históricos de Martínez.

El velódromo de nuestra ciudad Martínez, heredado de la tradición italiana del ciclismo y que hoy brilla por su ausencia.

Transcurría febrero de 1931 en aquel entonces las calles eran todas de tierra excepto Dardo Rocha y Posadas, hoy Fleming. Las casas en su mayoría humildes estaban esparcidas y distantes a un promedio de 3 o 4 por manzana, puede decirse que era campo.

A mi padre le gustaban algunos deportes entre ellos el boxeo, el automovilismo y el ciclismo, él en Italia había sido ciclista de carrera.

Referente al ciclismo en el gran potrero de aproximadamente 4 manzanas en lo que hoy es el Club del Banco de Desarrollo, el dueño de la bicicleteria Moras propulsó y con la ayuda de varios entusiastas armó un velódromo.

Vallaron todo su perímetro con tablas de los cajones de autos importados, emparejaron y compactaron la pista. Esto es, a veces estaba compactada, a veces el sol hacía estragos y bueno, los ciclistas debían contar con el asunto ese del derrape en las curvas.

En el centro de la misma erigieron un palco de aproximadamente 4 metros de altura, usando los mismos materiales, con capacidad para muchas personas. Allí se destacaban Moras y el jurado.

Los campeonatos de velocidad de Martínez, mayormente se desarrollaron en las décadas del 30 y 40, donde, según ellos, estaban los mejores velocistas del mundo y que solo por dejadez no iban a dejar de demostrarlo.

Las competiciones eran a cara de perro, donde todo estaba permitido, una cosa es contarlo y otra cosa es haberlo visto, algunos se lo imaginaran.

Luego en 1935 se inaugura el Club Ciclista 9 de Julio, con D. Rodolfo Beverini como presidente.

Y años después el 20 de noviembre de 1942 a las 6 de la mañana el ciclista Horacio Ubaltón comenzó a batir el “Record Mundial de permanencia en bicicleta”, en los alrededores de la plaza 9 de Julio, pedaleando hasta el día 25 a las 2.40, cumpliendo así 115 horas 56 minutos, homologado por la Federación Ciclista Argentina.

Antes en las bicicleterías para Navidad o Reyes era impresionante lo que se trabajaba, todos los niños pedían una bici, esos comercios el día 24 de Diciembre o el 6 de Enero tenían abierto hasta medianoche, era un espectáculo toda la previa de nochebuena.

¿Recuerdas la tuya?..

Los relatos son del artículo “Recuerdos e Martínez” de Luis Liberalotto para el C.E.H.M

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *