Una imagen vale más que mil palabras

Esta semana con una propuesta distinta, libros sin texto para fomentar la imaginación y el vocabulario recomiendo material de Bárbara Fiore Editora y AH Pípala

La primera vez que compramos un libro ilustrado sin texto lo hicimos dejándonos llevar por sus ilustraciones. Resultó todo un acierto. Hemos leído, releído y requeteleído estos libros mil veces…Por María Orozco

¿Cuántas veces viste a tu hijo escoger un libro y no leerlo, sino que sólo enfocarse en las ilustraciones? Los libros sin palabras cuentan historias mediante ilustraciones, y las imágenes ofrecen pistas de lo que va a ocurrir después.

A veces los niños disfrutan del estudio de los dibujos y las ilustraciones de los libros antes de aprender a leer. Esta actividad no es tan solo divertida para los chicos — es un paso importante en el desarrollo de las destrezas de la lectoescritura. El repaso de las ilustraciones de un libro contribuye a preparar a tu hijo para volverse un lector ya que:

  • le ayuda a entender la estructura básica de un libro y de un cuento
  • le invita a utilizar el poder de su imaginación
  • le ayuda a desarrollar el lenguaje oral, y
  • les brinda a vos y a tu hijo la oportunidad de crear sus propias historias para acompañar las imágenes.

Cada «lector» escucha y habla, y crea sus propias historias en sus propias palabras. Al compartir libros sin palabras también se refuerza la idea de que, en muchos libros, la historia y las ilustraciones están ligadas. Los niños de primaria suelen disfrutar de escribir sus propias historias originales que acompañan a un libro sin palabras. El compartir con un niño un libro sin palabras le ofrece la oportunidad de entablar ricas conversaciones sobre la escritura y la lectura.

Estos son algunos consejos sobre cómo compartir con un niño los libros ilustrados sin palabras:

  • Reconozcan que no hay maneras «correctas» o «incorrectas» de leer un libro sin palabras. Uno de los beneficios maravillosos de usar un libro sin palabras es que cada niño crea su propia historia (o historias) a partir del mismo libro.
  • Pasen un rato viendo la portada y hablando del título del libro. Con base en estas dos cosas, hagan «predicciones» sobre la historia.
  • Hagan un «paseo por las imágenes» a través de las páginas del libro. Disfruten de las ilustraciones, que suelen ser ricas en detalles. Fíjense bien en las expresiones de las caras de los personajes, el escenario y el uso del color. Comenten entre ustedes algo acerca de lo que ven. Estas conversaciones enriquecerán la narración de la historia.
  • Disfruten de los dibujos y señalen algunas cosas, pero todavía no se preocupen mucho por narrar la historia. Lo ideal es ser el primero en actuar poniéndole el ejemplo a tu hijo. ¡Enriquecelo! Hacé que los personajes usen distintas voces, sumá efectos sonoros y usá palabras interesantes en tu versión del libro.
  • Alentá a tu hijo a que te «lea» el libro con su propia historia. Centrate en las palabras que usa cuando te cuenta la historia. Ayudá a expandir las oraciones o pensamientos de tu hijo alentándolo a añadir información a partir de los detalles de la ilustración. Una manera de propiciar más detalles consiste en hacer las cuatro preguntas: ¿Qué? ¿Cómo? ¿Cuándo? Y ¿Por qué?
  • Terminá de compartir su libro sin palabras haciendo algunas preguntas sencillas como: ¿Qué imágenes te ayudaron a narrar la historia? ¿Cuál fue tu parte favorita del libro? ¿Tuviste una experiencia como la de tu historia?

Compartir libros sin palabras es una magnífica manera de fomentar la audición, el vocabulario, la comprensión — y una mayor conciencia sobre la manera cómo se «construyen» las historias, ya que el narrador suele usar un formato con principio, en medio y final.

La próxima vez que le compres un libro , buscá algunos sin palabras y probá estas actividades. ¡Vas a ver lo divertidas que son mientras que preparás a tu hijo a convertirse en un buen lector!

Las sugerencias de esta semana son:

La Ola de Suzy Lee – Bárbara Fiore Editora

En este sugerente libro sin palabras nos cuenta la historia de una niña durante un día de playa. La impresionante simplicidad de las ilustraciones, en tan solo dos tonos de acuarela, crea una vibrante e inolvidable historia llena de alegría y risas.

La piscina de Ji Hyeon Lee – Bárbara Fiore Editora

¿Quién no ha pensado alguna vez en meterse en una piscina para desaparecer por un instante y perder de vista el sofocante calor del verano?Ji Hyeon Lee nos lleva de viaje en esta delicada historia a un mundo poblado por seres fantásticos que se parecen mucho a los seres acuáticos que ya conocemos. 

Flora y el flamenco de Molly Idle – Bárbara Fiore editora

Rosa… tremendamente rosa… demasiado rosa para mi gusto… pero todo tiene su explicación: Flora y el flamenco es la historia de una niña que, ataviada con su traje de baño su gorro de flores, comparte un baile con un estilizado flamenco (de ahí el rosa que enmarca todo el libro).


La casa del árbol de Marije Toman – AH Pípala

Esta es una narración sin texto sobre el devenir del tiempo, sus cambios y la adaptación a ellos. La sequía y la nieve, el cielo, la luna, la soledad y la compañía. Sobre un grabado se ilustran los personajes que van o que vienen, los colores que van cambiando con las estaciones. Como un poema transcurren las ilustraciones de este bello libro.



Ladrón de gallinas de Béatrice Rodriguez- Libros del Zorro Rojo

En la granja parecen estar pasando un agradable día cuando de pronto aparece un zorro y se lleva una gallina. El zorro corre deprisa pero un oso, un gallo y un conejo, van detrás de él para rescatar a su amiga a pesar de que éste les lleve bastante ventaja. Así, recorrerán el bosque, subirán a las montañas, incluso se embarcarán en el mar, contra viento y marea.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *