Malu Rodríguez: La literatura infantil para aprender todos los mundos posibles

Malu Rodríguez lleva adelante la plataforma «Libre con libros» con algunas premisas clave. La más interesante: los libros son conexiones desde lo sensorial y lo físico. Y allí hay muchos mundos para ser descubiertos, por eso la importancia de fomentar la lectura desde la infancia. Charlamos en exclusiva para conocer sus proyectos en esta nota.

Malu Rodríguez, becaria del CONICET, presenta «Libre con libros» su proyecto para adentrarse en las múltiples tonalidades cromáticas que tiene la literatura infantil.

Malu es becaria doctoral del CONICET. Ella se especializa en temas de educación e infancia y realiza mi trabajo de campo en contextos rurales del sudoeste de la provincia de Misiones trabajando con niños mbya guaraníes y criollos, dentro y fuera de las escuelas. También cree que existen muchos mundos sensibles para ser descubiertos dentro de la literatura. Y sobre eso trabaja todos los días. En este mundo tan digitalizado y virtualizado, ella integra un equipo del Instituto de Ciencias Antropológicas de la UBA para estudiar e investigar temáticas vinculadas a la educación, la transmisión intergeneracional de saberes y la interculturalidad. Desde allí arma su imaginario formativo, que bautizó «Libre con libros».

¿Cómo nace la idea de Libre con libros?

Libe con libros no tiene un punto fijo de partida Hace muchos años tenìa ganas de compartir mi expiernecia con la iteratura infnatil y lo uqe iba descubriendo. Entre mi tesis y la crianza de Inès (su hija) surgió esta idea: en un momento donde se me hizo inevitable compartir lo que se había consolidado, media decada de macerar ideas sólidas acerca de la literatura infantil. Si bien en un principio la idea me seducía, con los años fui consolidandome en este campo. Me he acercado a la literatura infantil a partir de la maternidad y he ido consolidando una serie de saberes y un modo específico de pensar este universo que está vinculado a mi formación profesional y a mis concepciones de la infancia y crianza.

Hoy tenemos en las noticias que los libros para niñas y niños fueron los más vendidos en el año de la pandemia, ¿cómo ves el panorama? ¿Notás que es un momento donde se consumen más libros?

Creo que cada vez se le da un lugar mas importante a la literatura infantil. En esto colaboran las redes sociales, por ejemplo las librerías. Si no se muestran con un instagram tal vez no llegan a venderse tanto. Estas funcionan como una especie de «vidriera». Y a partir de esto comienzan a mostrarse más. Con el valor que se le da a la literatura infantil, en esta situación tan particular puede verse que desde el principio de la cuarentena crecieron las ventas con el desafío de educar en casa y acompañar las infancias se buscaron nuevas herramientas para la educación y una de ellas fue la literatura infantil y juvenil. En general creo que se le está dando más importancia a la literatura como herramienta y esto está bueno.

¿Qué papel cumple el rol del trabajo educativo en este camino?

Lo que pongo en primer plano es la relación vincular, el que lee y el que escucha. Estas relaciones madre-hijo, padre-hijo. Ahí donde las dos miradas están en un mismo objeto. Hay una conexión que va desde lo físico hasta lo intelectual. Cuando se está leyendo se abren otras charlas, a la conversación y a conocerse. Esta primera cuestión, lo vincular, es fundamental para encarar esta actividad.

Los libros también ayudan a fortalecer la seguridad emocional. En el caso de mis encuentros le dedico todo un encuentro a la literatura y las emociones. Desde mi mirada planteo esto y presento libros que encaren todo lo que tiene que ver con el niño como protagonista, sus deseos, inquietudes, frustraciones, sus intereses, lo que les gusta y lo que no; y también, claro, las relaciones intergeneracionales. El vínculo con los abuelos, todo lo que tiene que ver con las etapas de la vida y en el interior de cada una. Dentro de esto el ciclo de la vida, las mudanzas, los viajes, las migraciones. Estas son temáticas muy interesantes para abordar y construir una realidad emocional desde lo que les pasa a los chicos o lo que potencialmente les va a pasar.

¿Y dónde entra la construcción de sentido acá?

Digo que en este «para qué» de la literatura hay una cuestión importante sobre construir sentido sobre el mundo, que tiene que ver con la construcción de sentido. Y ahí es donde los adultos tenemos un rol importante: somos mediadores, traductores. La literatura como forma de hacer aprehensible el mundo. Más allá de la cuestión cognitiva es conocer la seguridad, saber donde estás parado. Hay situaciones que van a travesar los niños que tienen que saber que van a vivir, ahí la literatura es importante porque ver con la anticipación, con saber que va a pasar. El conocimiento es algo que tiene un valor importante en la sociedad, el saber es una herramienta importante en la sociedad si bien no es el objetivo. Hace poco conocí una cita de Yolanda Reyes «no leemos para exhibir bebés superdotados». Ahí hay una cuestión que tiene que ver con el lenguaje que si es importante, pero ya la estoy haciendo larga (risas).

¿Qué planes hay para el futuro cercano?

Para el 2021 en primer lugar me gustaría seguir dando mis encuentros virtuales que arranqué en agosto. Estoy muy contenta con esta experiencia que vengo dando. Me gustaría dar más encuentros de este tipo con las ópticas que vengo fomentando desde los libros más diversos. También estoy proyectando seguir con el club de libros que venimos presentando con Davina, de Contame un cuento para profundizar los mimos temas de mis encuentros virtuales, no solo desde el libro álbum sino con libros un poco más extensos con más texto y menos ilustraciones. En este punto buscamos más intercambio y reflexión, donde Davina hace una introducción más teórica. Durante este verano vamos a estar proyectando esto hacia el año que entra.

Si tuvieras que clasificar este año con la frase de algún libro, ¿Cuál sería?

En este momento me sale el titulo de un libro de Jimmy Liao «No soy perfecta». Podría haber más pero, por ahora, me quedo con ese.

Desde 2019 Malu comparte este enfoque a través de Instagram y de talleres para educadores, mediadores de lectura, bibliotecarios y amantes de la literatura infantil y juvenil. Podés ver más en instagram: @libre_con_libros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *