Fernanda Ceriani fue incorporada a la Organización Europea de Biología Molecular (EMBO)

Este año se designaron 64 científicos como miembros EMBO, entre los cuales 26 son mujeres y Ceriani es la primera de Argentina.

La investigadora del CONICET es la primera científica argentina que recibe esa distinción por su trayectoria y el impacto de sus investigaciones.

Fuente:CONICET

La Organización Europea de Biología Molecular (EMBO, según sus siglas en inglés), integrada por 1800 destacados científicos de Europa y del resto del mundo y en cuya lista figuran 90 premios Nobel, designó como nuevo miembro a María Fernanda Ceriani, investigadora principal del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) en el Instituto de Investigaciones Bioquímicas de Buenos Aires (IIBBA, CONICET-Fundación Instituto Leloir).

“Ser elegida por la comunidad de investigadores EMBO representa un inesperado reconocimiento a mi carrera y especialmente al trabajo de los miembros de mi grupo de investigación. Y, sin duda, nos allanará el camino para vincularnos con otros miembros de esa red”, cuenta Ceriani, doctora en Ciencias Biológicas y jefa del Laboratorio de Genética del Comportamiento en el Instituto Leloir cuya línea de investigación se centra en el estudio de los mecanismos genéticos que regulan los ritmos circadianos.

Este año se designaron 64 científicos como miembros EMBO, entre los cuales 26 son mujeres y Ceriani es la primera de Argentina. Antes de ella, del país solo habían recibido esta distinción tres científicos del CONICET: Alfredo Cáceres, director del Instituto de Investigación Médica Mercedes y Martín Ferreyra (INIMEC), en Córdoba; Alberto Kornblihtt, director del Instituto de Fisiología, Biología Molecular y Neurociencias (IFIBYNE – UBA – CONICET); y Fernando Pitossi, director del Laboratorio de Terapias Regenerativas y Protectoras del Sistema Nervioso de la Fundación Instituto Leloir (FIL).

“Estoy encantada de dar la bienvenida a los nuevos miembros a nuestra organización y espero trabajar con ellos”, indicó la directora de EMBO, María Leptin, doctora en Inmunología que lidera grupos de investigación en el Instituto de Genética de la Universidad de Colonia y en el Laboratorio Europeo de Biología Molecular (EMBL), en Heidelberg, ambos en Alemania. Y agregó: “Una elección para la Membresía de EMBO reconoce los logros sobresalientes en las ciencias de la vida. Los nuevos miembros brindarán experiencia y orientación que ayudarán a EMBO a fortalecer aún más sus iniciativas”.

EMBO se fundó en 1964, se nutre de los aportes de 14 países, posee un campus propio con estatus de embajada en Heidelberg y es ejemplo indiscutido de excelencia en investigación científica en el mundo. Este año, designó 56 nuevos miembros: 48 residen en alguno de los 17 estados miembros de la Conferencia Europea de Biología Molecular (EMBC), y los 8 restantes trabajan en Argentina, Australia, Japón, Singapur y Estados Unidos.

Reloj biológico

La línea de investigación de Ceriani apunta a dilucidar los mecanismos genéticos que regulan el funcionamiento del reloj interno que permite a todos los organismos anticipar cambios ambientales como la sucesión de días y noches, o las estaciones del año, y adaptar así su comportamiento a estos ciclos de la forma más conveniente. Los engranajes de ese reloj biológico lo conforman un conjunto de genes capaces de medir el paso del tiempo, y son los responsables de regular una amplia gama de procesos metabólicos, fisiológicos y comportamentales para que ocurran en los momentos más adecuados del día.

“El reloj biológico marca mucho más que los momentos de máxima alerta o la hora de irse a dormir: también regula el sistema inmune, la digestión, la temperatura corporal, la presión arterial, el funcionamiento de los riñones, la frecuencia cardíaca y los ritmos de ovulación cada 28 días, entre otros tantos ejemplos”, puntualizó Ceriani.
La literatura científica acumula evidencia sobre la relación entre la disfunción del reloj biológico y la susceptibilidad al desarrollo de ciertos tipos de cáncer, enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2, infecciones y obesidad.

A fines de 2020, el Instituto Nacional de la Salud de Estados Unidos (NIH) decidió financiar, tras una selección de proyectos, una colaboración del laboratorio de Ceriani con científicos de las universidades de Washington y de California, en Estados Unidos. El proyecto pretende describir los cambios estructurales que las neuronas reloj experimentan a lo largo del día para regular la conectividad de la red circadiana en el cerebro adulto en la mosca Drosophila y en ratones.

“Dada las similitudes de los procesos biológicos que ocurren en el reloj biológico de Drosophila y el de los mamíferos, es de esperar que las investigaciones iluminen aspectos relevantes para la medicina humana”, manifestó Ceriani quien ha firmado trabajos científicos sobre los ritmos circadianos con Michael Rosbash, uno de los ganadores del Nobel de Medicina de 2017.

Ceriani es egresada de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA donde recibió el título de licenciada en 1990 y el de doctora en Ciencias Biológicas en 1996 y realizó su posdoctorado en el Centro de Investigación Scripps, en La Jolla, California, en Estados Unidos. En 2002 puso en marcha su laboratorio en la FIL al que accedió mediante un concurso abierto internacional. Recibió el premio ¨Por la Mujer en la Ciencia¨ otorgado por L´Oreal-UNESCO, con el auspicio del CONICET, en 2011.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *